7 oct. 2008

Descalzarse para entrar en el otro

Al igual que he hecho en otros espacios quiero compartir con todos ustedes parte de lo que pertenece al proyecto pastoral de nuestro colegio este año, que de antemano agradezco al Espíritu Santo por las hermanas Dominicas de Santa Rosa de Lima (Venezuela) quienes han sido en la vida y el acontecer del colegio, los alumnos y sus familias una bendición realmente tangible. Les invito a reflexionar junto a nosotros y a tomar parte con sus comentarios del siguiente texto:
Descalzarse para entrar en el otro
Una mañana, reflexionando sobre un anuncio, me detuve ante una expresión que resonó de una manera muy especial en mi corazón: “Descalzarse para entrar en el otro”. Le pregunté al Señor qué significaba esto. Se me ocurrían palabras como respeto, delicadeza, cuidado, prudencia. Recordé las palabras del Éxodo 3,5: “No te acerques más, quítate tus sandalias porque lo que pisas es un lugar sagrado” Fueron las palabras que Yahvé dijo a Moisés ante la zarza que ardía sin consumirse, y pensé: “Si Dios habla al interior de mi hermano, su corazón es un lugar sagrado”. No tardé en ponerme en oración.

Jesús me presentaba uno a uno a mis amigos y conocidos y luego a otros. Y descubrí cómo habitualmente entro en el interior de cada uno sin descalzarme, simplemente entro: sin fijarme en el modo, entro. Experimenté una fuerte necesidad de pedir perdón al Señor y a mis hermanos. Sentí que el Señor me invitaba a descalzarme y luego a caminar. Después noté una especie de resistencia: “no quería ensuciarme”. Me resultaba más seguro andar calzado al acercarme a los otros: la comodidad, el temor... Vencido este primer momento comencé a caminar y el Señor a cada paso iba mostrándome algo nuevo. Advertí que, descalzo, podía descubrir mejor las alternativas del terreno que pisaba, distinguir lo húmedo y lo seco del pasto de la tierra. Necesitaba mirar a cada paso lo que pisaba, estar atento al lugar donde iba a poner mi pie.

Me di cuenta de cuántas cosas del interior de mis hermanos se me pasan por alto, las desconozco, no las tengo en cuenta... por entrar calzado, con la mirada puesta en mí o disperso en múltiples cosas. Pude comprobar también cómo, descalzo, caminaba más lentamente; no usaba mi ritmo habitual y trataba de pisar con más suavidad Donde mis zapatillas habían dejado marcas, mi pie no las dejaba. Pensé entonces cuántas marcas habré dejado en el corazón de mis hermanos a lo largo del camino y experimenté un gran deseo de entrar en los otros sin dejar un cartel que diga: “aquí estuve yo”. Por último, fui atravesando distintos terrenos, primero de pasto, luego de tierra... hasta llegar a una subida y con piedras. Sentí deseos de detenerme y volver a calzarme; pero el Señor me invitó a caminar descalzo un poquito más.

Después de este recorrido con el Señor, pude ver claramente que descalzarse es entrar sin prejuicios..., atento únicamente a las necesidades de mi hermano, sin esperar una respuesta determinada. Es entrar sin intereses, habiendo despojado mi alma. Porque creo, Señor, que estás vivo y presente en el corazón de mis hermanos, por eso me comprometo a detenerme, descalzarme... y entrar en cada uno como en un lugar sagrado. Cuento para ello, Señor, sólo con tu GRACIA. 

Edición: años después de esta entrada hemos recibido vía email un mensaje fraterno por parte de Lili Guita, quien nos refiere que dicho texto es de su autoría, cosa que, aunque en ningún momento referimos sea nuestro, tampoco colocamos su fuente como siempre procuramos, porque en el momento de publicarlo quien nos lo compartió lo hizo sin revelarnos su fuente, imaginamos que la desconocía también. Nos llegan tantas oraciones, canciones y reflexiones muchas veces compartidas sin autor. Agradecemos a Lili y esperamos disculpe nuestra omisión por ignorancia. Ella nos refirió que el texto fué publicado en el libro "La semilla que crece", Edit. de la Palabra de Dios, año 2000. BsAs. Dios guarde tu vida, Lili, a él damos gracias por hacerte su instrumento, gracias por tu don.