30 nov. 2009

Adviento: ¡Ven Señor, no tardes que te esperamos!

El Adviento
La palabra “Adviento” significa “venida” y esta venida se refiere, por supuesto, a Cristo — el Señor que viene, el Señor que está por llegar.

El Adviento es el tiempo en que los bautizados nos preparamos espiritualmente a celebrar la Navidad que conmemora la primera venida” de Jesús. Pero al mismo tiempo, el Adviento hace que nuestra atención y nuestra esperanza se dirijan hacia la segunda” venida del Señor que ocurrirá, como El lo prometió, al final de los tiempos para consumar nuestra redención y salvación. Podemos decir que nuestra vida entera es como un adviento— el tiempo que Dios nos concede para prepararnos al encuentro definitivo con El. Y es que tal como Cristo se encarnó para llevarnos a todos con Dios, así también nosotros, como hijos de Dios, estamos llamados a colaborar con El para acercar a todos los hombres a Jesús.

El Adviento se inicia cuatro domingos antes de Navidad y es el ciclo litúrgico que a lo largo de todo el año nos conduce a vivir el misterio de nuestra redención — meditar en él, celebrarlo y transformar nuestra vida bajo la acción del Espíritu Santo. Durante esas cuatro semanas la Iglesia, a través de las lecturas de la Misa dominical, invita a los fieles a profundizar en el misterio de la venida histórica del Señor y esperar anhelantes la segunda venida de Cristo, en Su gloria y majestad. A continuación se propone un sencillo programa espiritual para vivir el Adviento en familia.

Meditaciones para el Adviento

Primera Semana – Adoptemos una actitud de espera vigilante, que es gozosa porque sabemos que la salvación está cerca. Seamos asiduos en la oración personal, familiar y comunitaria. Invitemos a la Virgen María a que nos enseñe a esperar al Señor. Recemos el Rosario todos los días y si ya lo hacemos, que sea con mayor fervor. Participemos en la Santa Misa cada domingo con todo el corazón.

• Segunda Semana – Decidámonos por la conversión. Limpiemos nuestro interior para recibir al Salvador. Ahí, donde no se ha dado el amor, el perdón, la armonía, la fraternidad, pidamos a Dios que nos llene de Su amor y nos dé la fortaleza para reconocernos pecadores y purificar nuestro corazón. Sigamos orando y... ¡acudamos al Sacramento de la Reconciliación!

Tercera Semana – Abramos nuestro corazón para que acoja con alegría al Señor. Estemos gozosos, desbordantes de alegría porque Jesús viene a nosotros, El viene a salvarnos. Desterremos toda desesperanza, renovemos nuestra fe en las promesas del Señor. Sigamos orando y seamos también asiduos en leer la Palabra de Dios.

• Cuarta Semana – Meditemos en el misterio de María, la Virgen que dará a luz un hijo. Leamos diariamente un trozo del Evangelio — la Anunciación, el viaje a Belén, el nacimiento de nuestro Salvador... Pidámosle a Dios que podamos hacer vida Su palabra para que Jesús pueda venir a nacer en nuestro corazón. Que todas las celebraciones en las que participemos sean una prolongación de nuestra preparación espiritual.

¡Como vivamos el Adviento, así será nuestra Navidad!

Sólo si asumimos el nacimiento de Jesús, Nuestro Salvador, como única razón para la alegría, podremos vivir y disfrutar a auténticamente la Navidad. El Adviento es tiempo de fe, esperanza y alegría porque Dios se ha hecho hombre, porque El nos ama tanto que ha decidido a vivir entre nosotros y ser uno de nosotros. La alegría fundada en la presencia de Cristo entre nosotros nos ayudará a salir adelante, aún en tiempos difíciles . La sola presencia de Dios puede transformar nuestras vidas, si nosotros se lo permitimos. Y es que precisamente entonces cuando tenemos que valorar nuestra fe y esperanza, el significado que tienen en nuestras vidas. Por tanto, el Adviento es también momento de hacer a un lado las preocupaciones y ponernos en manos de Dios, porque a pesar de cualquier circunstancia, de cualquier dificultad, si nosotros tenemos a Jesús —¡lo tenemos todo!

Pidámosle a Dios que nos enseñe a amar y nos conceda descubrir el amor en nosotros y en nuestra familia. María nos acompañará y también José. Y así, unidos a Ellos, salgamos al encuentro de los demás — de ese vecino solitario, del que está enfermo, del anciano, del joven y del niño que encontremos a nuestro paso, para llevarles la buena nueva: ¡Nos ha nacido un Salvador!

10 oct. 2009

"Ama y haz lo que quieras"

Lo ha dicho San Agustín de Hipona.

Pero por más que he compartido esta frase con otras personas las respuestas varían, incluso se alejan unas de otras.

Porque hay una incoherencia en el ser y el hacer... El ser y el querer.

Nos manda San Agustín a hacer varias cositas: Primero a Amar, y el amar ¿qué implica? Morir.
El morir es darse uno mismo como un todo hacia un todo: El amor. A ejemplo del que nos amó primero: Jesucristo, que entregó su vida, hasta la última gota de su sangre por amor a toda la humanidad, SIN EXCEPCIÓN.

Segundo, nos manda a Hacer, ¿qué se supone? Se supone el servir. Se te ha hecho un llamado, dejas tus redes, lo sigues y luego lo imitas: Discípulo y Misionero.

Tercero: Lo que quieras... Hermano, si amas a Dios sobre todas las cosas, te amas a ti, amas al prójimo como a ti mismo... ¿Cuál más ha de ser tu querer sino el querer de aquel que te ha llamado?

Hermosa, realmente hermosa esta invitación.

Aquí se las dejo, para que la luz Espíritu nos lleve al querer de Dios y al hacer en su nombre para poder ser, lo que en su sueño es sólo realizable.

Dios les bendiga.

28 sept. 2009

Donde está tu tesoro...


«Allí donde está tu tesoro, allí está tu corazón».(Mt. 6, 19-23)

Queridos hermanos:

Hoy comparto con ustedes esta palabra que ha movido mi vida el día de hoy.
Con ella recuerdo una canción de nuestra hermana Martha Reyes (quien la tenga, pásemela por favor, se me dañó) que además agrega: "Si Jesús es tu tesoro, el será tu corazón".

Realmente, me pregunto, ¿es Jesús el tesoro de mí corazón?
¿Creo firmemente que en el lo encuentro todo, y todo lo puedo en él?
¿Realmente estoy consiente de que "Todo lo hace bien" y que "Todo lo permite para bien"?

Ay, mis hermanos, como ha llorado mi corazón, al darme cuenta de que no, de que yo le he estado robando su trono en mi corazón, aquel que le di de forma libre el día que le dije: Si, Jesús. Te acepto como mí único Señor y Salvador, y se lo estoy dando a otras cosas que en sí misma no tienen poder.

Mis amados hermanos, que esta palabra llene sus vidas hoy, y que durante esta semana podamos descubrir si es Jesús realmente el tesoro de nuestros corazones, y al descubrirlo, preguntarnos entonces: y yo estoy dando de ese tesoro a otros?

Somos ricos, herederos de reino... Que no se apolille nuestra riqueza, repartámosla y quedemonos con la mejor parte: Jesucristo, el Señor.

Les amamos! Un abrazo fraterno.

18 sept. 2009

10 años de bendiciones!!


Queridos Hermanos:

Tal día como hoy hace 10 años Cesar y yo nos unimos por el sacramento del Matrimonio en la aventura más hermosa y maravillosa de nuestras vidas.

Hoy pasado todos estos años, miramos hacia atras y no podemos creer todo lo vivido, pero más allá de eso, no tenemos como agradecer tanto amor, misericordia y fidelidad de nuestro Dios.

No hay promesa que no haya cumplido para nosotros sus siervos, no hay tristeza que no haya convertido en alegría, no hay pobreza material que no haya provisto con su gracia y misericordia.

Es para nosotros un honor celebrar este momento y queriamos compartirlo con ustedes.

Con el favor de Dios, pronto volveremos al día con el blog y con el contacto constante con todos y cada uno de ustedes, hermanos bien amados. Ya saben que siempre les encomendamos en nuestras oraciones, en ella la unión es perfecta porque es en Cristo.

Sean bendecidos, y en unión a nuestra Buena Madre, amiga y compañera en todo este caminar, oremos juntos para que Cesar y yo podamos seguir siendo sal y luz del mundo por encima de nuestras debilidades.

Les amamos.

23 may. 2009

Conforme a su fidelidad...!

Hermanos amados!

Les queremos dejar un abrazo, bendiciones y agradecimientos por sus correos y por sus oraciones. Nosotros seguimos adelante, conforme a su fidelidad. Esperando siempre en su palabra y su misericordia.

Parafraseando a San Pablo: "Aunque llenos de problemas no estamos sin salida, tenemos preocupaciones pero no desesperamos, nos persiguen... No estamos abandonados, nos derriban, pero ¡NO nos destruyen!" Gloria a Dios.

Dios sabe lo que es mejor y nosotros estamos aún ya adultos en la fe, volviendo a, como los niños, depender de él, aunque no sepamos para dónde ni para qué nos lleva.

Oren por favor, por mis alumnos (Laura), los que se preparan para su confirmación, los que acaban de hacer su convivencia y por las próximas convivencias de 4to y 5to año (secundaria).

Les amamos!!

Unidos en los corazones de Jesús y María nuestra madre.

Cesar y Laura Nava

12 mar. 2009

"... Todo les ayuda"

Amados hermanos.

Es gratísimo poder entrar hoy luego de varios días y saludarles con afecto, también compartirles que ya estamos en nuestra casita... Toda destruida pero poco a poco le iremos dando cariño y calor (color también porque está bien feita, jejeje).

No contamos con Internet, pero haremos lo posible por continuar compartiendo las Buenas Nuevas de nuestro Señor y su amor en cada uno de nosotros cada vez que podamos. Tampoco contamos con algunas cosas en nuestra casita que son necesarias, sin embargo, agradecemos a Dios por este techo que tanta falta nos hacía y sabemos que lo demás vendrá poco a poco y por añadidura.

Queremos comenzar este tiempo de Cuaresma en el blog que ya cumplió un año, uniéndonos a las distintas peticiones de oración que nos han hecho vía e-mail. Especialmente por Nathy (Natalia) nuestra sobrina espiritual, hija de Mary.

Hermanitos recordemos que la Campaña Compartir a la que la Iglesia nos invita durante este tiempo de forma especial, no implica únicamente solventar las necesidades económicas de aquellos que lo necesitan. En nuestro caso particular hemos aprendido, que compartir también nuestra vida y hacernos uno con todos es parte indispensable del servicio al que Jesucristo nos ha llamado.

Cuando reímos con los que ríen, lloramos con quienes lloran, ayudamos a levantar al caído, callamos frente el iracundo y le bendecimos... Cuando nos tomamos el tiempo para corregir y exhortar al que se ha desanimado y apartado del camino, también estamos compartiendo y dando aquello que nos ha sido dado por amor.

Normalmente damos comida, dinero, ropa... Pero no entregamos el corazón. Y cuando Jesús pasaba sanando, no sólo suplía la necesidad física, sanando las enfermedades, o dando de comer a los hambrientos, sino que hacía de esa persona una Nueva Creatura. Pidamos a su Espíritu nos de la gracia de ser hacedores de Nuevas Creaturas en nuestros hermanos, a través de la oración, la sonrisa, el servicio humilde que tanto cuesta, la aceptación del otro... especialmente cuando nos injurian y nos difaman.

Les amamos a tod@s, Dios les guarde y bendiga!!

Nota: Pasaremos a visitarles en cuanto podamos, eso lleva un poco más de tiempo y por ahora estaremos siempre de carrera.

Unid@s en oración...!

Cesar y Laura Nava

2 feb. 2009

Solo por un tiempo... El tiempo de Dios es perfecto.

Esta entrada es sentida y dolorosa.

Para nosotros el haber compartido por un año con todos ustedes esta pequeña ventana hacia el mundo, para darles a conocer lo que el buen Dios ha hecho en nuestras vidas, y evangelizar al mismo tiempo, ha sido para nosotros una gran bendición y un privilegio.

Esta entrada es para decirles: ¡Hasta pronto!

Por motivos personales, entre ellos, una mudanza que ha tenido sus pros y sus contras pero en la que Dios no nos ha dejado solos. Y que dadas las circunstancias que la rodean, nos impedirá seguir manteniendo este espacio por falta de conexión directa a internet, servicio al que por un tiempo no nos será posible acceder.

En nuestras oraciones y recuerdos seguirán presentes. Cada vez que podamos entraremos e intentaremos dejarles un mensaje, un cariño, una oración... Haremos lo posible igualmente por visitar sus espacios, que han sido alimento para nuestra vida espiritual y personal.

Para muchos, estos espacios "virtuales" carecen de objetividad y valor real, pero ojalá pudieran sentir el dolor, que para mí representa y para Cesar escribir estas líneas. Sin embargo, sabemos y creemos que "Todo les ayuda para bien a los que le aman". Rom. 8, 28. Y en su tiempo que es perfecto, si está en su plan de amor para con nosotros, volveremos a aprovechar esta vía para seguir compartiendo y transmitiendo su mensaje de salvación, basado en nuestro caso en la Koinonía: Común unión.

Reciban un abrazo fraterno de estos hermanos que les aman y no dejen de orar por nosotros, en esta nueva etapa de nuestras vidas.

Dios les guarde!!

5 ene. 2009

Esperar en Dios

Queridos Hermanos!! No sé si todos sabrán pero estamos en tiempos de pruebas. Con mucha humildad pedimos sus oraciones por nosotros ante Jesús y nuestra Buena Madre, para que nos de paz, sabiduría y total abandono a su voluntad, que siempre, siempre va a ser lo mejor. Buscando en la red su palabra esta mañana encontré esta reflexión que les quiero compartir, y en la cual Dios me habla y me vuelve a decir que no nos deja, que no se olvida y que es su tiempo y su amor lo que nos dará la victoria. Reciban un abrazo fraternal, en cuanto me organice paso a visitar sus blogs. Nota: Bienvenidos todos aquellos que se han unido a esta Koinonía... Dios les guarde.

¿Cómo Esperar en Dios?

¿Cuántas veces no hemos perdido oportunidades o hemos cometido errores por no haber sabido esperar el momento exacto para actuar o tomar decisiones? Como seres humanos muchas veces somos impacientes y nos angustiamos, nos decepcionamos, nos enojamos y hasta nos deprimimos porque las circunstancias se presentan adversas a nuestros planes o aspiraciones y estos se retrasan o fracasan completamente.

Lo mismo sucede en algunas situaciones de nuestra vida que nos encontramos desesperados o preocupados y clamamos a Dios por ayuda y esperamos que Su respuesta sea inmediata y no comprendemos que el Señor tiene el tiempo perfecto para enviarnos la respuesta y que sus propósitos sean cumplidos en nuestra vida, El nunca llega tarde.

Dios tiene maravillosas promesas y bendiciones para nosotros sus hijos y el Espíritu Santo nos guía y nos ayuda a través de la Palabra y la oración para que aprendamos a conocer la voluntad de Dios en nuestras vidas, pedir de acuerdo a ella y a saber esperar el tiempo perfecto del Señor para su cumplimiento. Y es durante esta espera que nuestro carácter va siendo transformado, nuestra voluntad fortalecida y nuestro amor incrementado.

Romanos 5:3-5
“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

Esperar en Dios no significa tener una actitud pasiva o conformista sino todo lo contrario. Esta espera debe estar siempre impregnada de positivismo, fe, comunión con Dios, leyendo y creyendo la Palabra y confesando la voluntad de nuestro Padre para nuestras vidas.

Fuente: http://buenavidagt.com/blog/2007/10/15/como-esperar-en-dios/