5 ene. 2009

Esperar en Dios

Queridos Hermanos!! No sé si todos sabrán pero estamos en tiempos de pruebas. Con mucha humildad pedimos sus oraciones por nosotros ante Jesús y nuestra Buena Madre, para que nos de paz, sabiduría y total abandono a su voluntad, que siempre, siempre va a ser lo mejor. Buscando en la red su palabra esta mañana encontré esta reflexión que les quiero compartir, y en la cual Dios me habla y me vuelve a decir que no nos deja, que no se olvida y que es su tiempo y su amor lo que nos dará la victoria. Reciban un abrazo fraternal, en cuanto me organice paso a visitar sus blogs. Nota: Bienvenidos todos aquellos que se han unido a esta Koinonía... Dios les guarde.

¿Cómo Esperar en Dios?

¿Cuántas veces no hemos perdido oportunidades o hemos cometido errores por no haber sabido esperar el momento exacto para actuar o tomar decisiones? Como seres humanos muchas veces somos impacientes y nos angustiamos, nos decepcionamos, nos enojamos y hasta nos deprimimos porque las circunstancias se presentan adversas a nuestros planes o aspiraciones y estos se retrasan o fracasan completamente.

Lo mismo sucede en algunas situaciones de nuestra vida que nos encontramos desesperados o preocupados y clamamos a Dios por ayuda y esperamos que Su respuesta sea inmediata y no comprendemos que el Señor tiene el tiempo perfecto para enviarnos la respuesta y que sus propósitos sean cumplidos en nuestra vida, El nunca llega tarde.

Dios tiene maravillosas promesas y bendiciones para nosotros sus hijos y el Espíritu Santo nos guía y nos ayuda a través de la Palabra y la oración para que aprendamos a conocer la voluntad de Dios en nuestras vidas, pedir de acuerdo a ella y a saber esperar el tiempo perfecto del Señor para su cumplimiento. Y es durante esta espera que nuestro carácter va siendo transformado, nuestra voluntad fortalecida y nuestro amor incrementado.

Romanos 5:3-5
“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

Esperar en Dios no significa tener una actitud pasiva o conformista sino todo lo contrario. Esta espera debe estar siempre impregnada de positivismo, fe, comunión con Dios, leyendo y creyendo la Palabra y confesando la voluntad de nuestro Padre para nuestras vidas.

Fuente: http://buenavidagt.com/blog/2007/10/15/como-esperar-en-dios/