10 oct. 2009

"Ama y haz lo que quieras"

Lo ha dicho San Agustín de Hipona.

Pero por más que he compartido esta frase con otras personas las respuestas varían, incluso se alejan unas de otras.

Porque hay una incoherencia en el ser y el hacer... El ser y el querer.

Nos manda San Agustín a hacer varias cositas: Primero a Amar, y el amar ¿qué implica? Morir.
El morir es darse uno mismo como un todo hacia un todo: El amor. A ejemplo del que nos amó primero: Jesucristo, que entregó su vida, hasta la última gota de su sangre por amor a toda la humanidad, SIN EXCEPCIÓN.

Segundo, nos manda a Hacer, ¿qué se supone? Se supone el servir. Se te ha hecho un llamado, dejas tus redes, lo sigues y luego lo imitas: Discípulo y Misionero.

Tercero: Lo que quieras... Hermano, si amas a Dios sobre todas las cosas, te amas a ti, amas al prójimo como a ti mismo... ¿Cuál más ha de ser tu querer sino el querer de aquel que te ha llamado?

Hermosa, realmente hermosa esta invitación.

Aquí se las dejo, para que la luz Espíritu nos lleve al querer de Dios y al hacer en su nombre para poder ser, lo que en su sueño es sólo realizable.

Dios les bendiga.