20 abr. 2008

Tiempo para agradecer

De acuerdo con Santo Tomás de Aquino, la palabra "gracia" puede referirse a una de tres cosas:

1. La benevolencia que alguien, normalmente un superior o soberano, tiene por alguien: "el emisario halló gracia ante el rey…";

2. Aquello que alguien otorga a alguien, precisamente como signo de la actitud mencionada: "…y le concedió la gracia de la libertad para su padre…";

3. La expresión de felicidad y bienquerencia que esto otorgado produce en quien lo ha recibido: "…entonces el emisario le dio infinitas gracias".
Según esto, el agradecer se inscribe en la lógica de la gracia, y por tanto en la del pedir y recibir. Por consiguiente, aprender a agradecer supone que se ha aprendido, o por lo menos se está aprendiendo, a recibir. Una expresión de gratitud tiene mucha fuerza de humanidad en quien da las gracias y en aquel a quien se dan las gracias.

En efecto, como veremos en su momento, dar es un acto propio de la dignidad de persona, porque sólo aquel que se posee puede darse o dar algo realmente suyo. Por ello, al dar la persona en cierto modo se disminuye, en el sentido de que no puede dar sin perder de alguna manera. Sin embargo, esto que da, sea una palabra, una idea, un afecto o una cosa, es siempre algo menor que sí mismo. Por eso, cuando la persona recibe las gracias, recibe algo mejor que lo que dio, porque las gracias siempre tienen la dignidad de la persona que agradece.

Así pues, cada "gracias" que decimos enriquece a quien lo escucha, porque le hace recuperar, mejorado, aquello que dio.

Para saber agradecer, entonces, hay que partir del deseo de que el otro pueda crecer en su ser de persona humana. Lejos de toda exageración, adulación o simulación, el verdadero agradecimiento es un amable estímulo en la línea de la generosidad, de la eficiencia y de la prudencia. El agradecimiento ha de ser oportuno, sincero, afectuoso, pero sobre todo, gratuito. ¡No mezcles agradecimientos con nuevas peticiones, pues muy fácilmente van a sentir que estás simplemente haciendo un negocio! Al contrario, da las gracias como si no fueras a volver a ver a la persona. En este sentido, te resultará útil el verbo despedirse.

Es ésta la razón por la que no hay gratitud más hermosa que la que tenemos a Dios. Porque su gracia nos hace agradecidos, y nuestras gracias nos hacen gratos.


De diversos Pensadores:

  • Dios no estaba obligado a crearnos. Lo ha hecho por amor. —Santa Teresa de Jesús.
  • Piensa en los males de que estás exento. —Joseph Joubert.
  • La precipitación exagerada en pagar un servicio es casi como una ingratitud. —La Rochefoucauld.
  • No hay en el mundo exceso más bello que el de la gratitud. —La Bruyère.
  • La noche abre en secreto las flores, y deja al día que se lleve el agradecimiento. —Rabindranath Tagore.
  • Si haces el bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor. —Carlos Sánchez Navarro.
  • Haz el bien a tus amigos y a tus enemigos; conservarás a los primeros y quizá atraigas a los segundos. —Cleóbulo.
  • Los aduladores se hacen esclavos para esclavizar. —Jean Baptiste Descuret.
Fuente y créditos: Kejaritomene: http://www.geocities.com/Athens/Forum/5661/verbos.html

Hoy agradecemos a Dios por los hermanos que nos ha regalado para vivir esta Koinonía y los dones que por medio de ellos recibimos. Gloria a Dios y agradecimiento eterno:




Todos y cada uno de ellos por: Mantenernos firmes en la fe respetando el sentir y las convicciones políticas y religiosas de los demás; por ser contemplativos en la acción: Orantes; por ser Solidarios, Cálidos y Afectivos; por Cuidar Nuestra Gea y enseñar a otros a cuidarla; por mantenernos actualizados y compartir con otros...
En resumidas cuentas, nos han regalado estos dones por mantener la Koinonía con cada uno de los que nos visitan, nos aman y oran por nosotros. Dios les guarde.

8 comentarios:

  1. hay que bonito, pero miralos a ellos. Si, hemos aprendido a apreciarlos!...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada laura.
    Me da mucha alegria verte asi de animosa.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Como decía la palabra de anoche: "que nadie se glorie de aqullo que no le ha sido dado por Dios" Jn. 3, 26ss. Cesar y yo decimos como el apostol: Nuestra única Gloria es la Cruz de Cristo... En el, somos más que vencedores. Dios les guarde, les multiplique. Amen

    ResponderEliminar
  4. Hola, Laura,

    Gracias por pasar por mi blog, yo os tengo en el corazón, como a todos los buenos cristianos que conozco, pero tengo muchas responsabilidades.. uf!! mucho trabajo, y no puedo estar en todo, osea que disculpa.

    En tu post de hoy se menciona el agradecimietno, yo te añadiría, que el buen cristiano, ante cualquier tipo de necesitado, no le es necesario recibir las gracias, ya que sus actos desisnteresados, ya se sienten regalados en el alma, incluso antes de hacerlo, sólo con el propósito pensado, ésta es la gracia de Dios en nuestra alma. Se recibe mas dando, y de Dios, se nos devuelve multiplicado, pues tal es su amor.

    Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Hermana,menos mal que no tienes la musica de adagio en tu blog,porque me pongo a llorar,(no os riáis)de emoción.Os quiero a todos uds.Reciban mis saludos cordiales y que Dios os guarde por muchos años.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj.... Yo también soy llorona hermano, cada vez que nos dan un don así, lloro de felicidad y agradezco desde mi corazón. Ahora me falta poner el que nos regalas por el don de la amistad. A ti también se te quiere. Un abrazo.
    Respecto a tus preguntas, ya que no viste publicadas las respuestas, no tenemos otro blog, es el blog de unos hermanos en la parroquia y estamos colaborando Oscar y nosotros en su apertura y su difusión.
    En cuanto al nombre, porque no solo tu me preguntaste, Oscar tuvo la delicadeza de cambiarlo.
    Gracias por registrarte en el foro... Esperamos por los demás hermanos que te lleves para allá.

    ResponderEliminar
  7. Hola Laura, acabo de llegar de un retiro de 5 dias y pase por tu blog para saludarte y me encontre con esta entrada que me ha emocionado muchisimo.

    Es maravilloso poder agradecer humildemente los regalos que Dios nos da gratuitamente como es en este caso la amistad.

    Gracias a ustedes ya que son DON para nosotros.

    Un beso grande, Teresa

    ResponderEliminar
  8. Gracias Tere, gracias a ustedes por su cariño, amistad y oración. Ustedes también son don de amor para nosotros. Dios les guarde.

    ResponderEliminar

¡Bendecid@! Deja tu saludo o comentario aquí.