14 feb. 2013

San Valentín o culto al amor material humano?

Queridos hermanos
Les comparto una breve reflexión a la vez que les saludo en el inicio (ayer) del tiempo de Cuaresma, ya me sentaré con calma a compartirles algunas reflexiones que Dios nos ha regalado sobre este "tiempo de gracia". Pero ahora les comparto algo que me da vueltas desde esta mañana y me parece importante señalar.
Hoy es el día "comercial" del amor y la amistad. No con esto quiero quitarle valor a los que le dan uno diferente o mayor. Tradicionalmente celebramos la memoria de San Valentín Romano, quien fue un mártir de la Iglesia en el siglo III a manos del Emperador Claudio II, a quién se le atribuye desde hace muchos siglos el patronazgo del "amor puro", por razones más floklóricas y tradicionales que otra cosa.

Se dice que este sacerdote unía en matrimonio cristiano de forma secreta a los cristianos perseguidos por su fe en Jesucristo en las catacumbas de la antigua Roma, y por esta razón fue perseguido, condenado y llevado al martirio. San Francisco de Sales recomendaba a las parejas de novios de su tiempo imitar las virtudes de este santo y amarse con "un puro amor" dentro del matrimonio.

Hoy en día, si no te dan un regalo no te aman. Y muchas parejas han olvidado el verdadero sentido del amor: que viene de Dios y a Dios ha de volver con frutos de fidelidad, entrega generosa, lealtad, verdad, perdón y felicidad conyugal.


Hace algunos años, los solteros cansados de no tener su día, inventaron que también era de la amistad... Y bueno, ya sabemos lo demás (jajaja) :) Lo verdaderamente importante este día, lamentablemente no es la memoria de San Valentin, ni la vida que entregara con dolor y sufrimiento por amor a Jesucristo y al pueblo que él le encomendó, sino al amor humano, que no siempre es "puro y verdadero".
Este día dentro del tiempo de cuaresma debería permitirnos reflexionar sobre el verdadero amor, aquel que se hizo hombre y murió en una cruz por "amor puro" hacia la humanidad toda. Y ese amor, aceptado por cada uno de nosotros, se traduce en oración, actos de amor, compasión, solidaridad y perdón hacia todos los que nos rodean por mucho que nos cueste, ya que la fuerza de ese amor debe impulsarnos a la perfección.
Que Dios en su gran misericordia, al habernos creado "a su imagen y semejanza" nos conceda hoy, dar detalles de amor sincero, más que regalos materiales, e imitar la fe y la valentía de este memorable siervo de Dios, así mismo agradecer por el don de Amor más grande que hemos recibido: la Salvación a través de Jesucristo nuestro Señor.
 
¡Alabado sea Jesucristo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bendecid@! Deja tu saludo o comentario aquí.