8 feb. 2008

Ayuno de Palabras y de Imágenes

El Papa propone "ayuno" de palabras e imágenes en esta Cuaresma
"Me parece que el tiempo de la Cuaresma podría también ser un tiempo de ayuno de palabras e imágenes, porque necesitamos un poco de silencio", dijo el Papa Benedicto XVI a los sacerdotes y el clero de la diócesis de Roma.

En su tradicional encuentro al inicio de la Cuaresma, el Pontífice precisó que "necesitamos un espacio sin el bombardeo permanente de imágenes, de crear espacios de silencio sin imágenes para reabrir nuestro corazón a la imagen verdadera y la Palabra verdadera".

También respondió a algunas preguntas de los sacerdotes. Entre los temas principales, explica Radio Vaticano, figuraron "los jóvenes, la evangelización y el desafío educativo".

Es fundamental, explicó Benedicto XVI, "que los sacerdotes sepan testimoniar que podemos verdaderamente conocer a Dios, que podemos ser amigos y caminar juntos con Él".

Con respecto al tema de la evangelización, el Papa expresó que el "diálogo quiere decir respeto por el otro. Pero esta dimensión del diálogo, necesaria, no excluye el anuncio del Evangelio, donde la verdad que no podemos tener por nosotros mismos, debemos ofrecérsela a los otros. La misión no es imposición, sino ofrecer el don de Dios dejando su bondad que nos ilumine, lo que se convierte en un deber".

Breve Reflexión:
La invitación del Papa a "tiempo de silencio de palabras y de imágenes" pudiera parecer contradictoria en un mundo, en una sociedad, donde el silencio siempre va acompañado de imágenes que gritan. ¿Cómo sería un ayuno de palabras y de imágenes? Y se me viene a la mente la película, el silencio de los inocentes... y la relaciono con las palabras de Cristo... "si ellos callaren hasta las piedras hablarían". El silencio... sumamente necesario. Pero es cuando estoy en silencio especialmente cuando vienen las imágenes a hablarme, a gritarme una realidad que no es escuchada por el ruido cotidiano, y que necesita urgentemente ser escuchada... el silencio interior es el espacio que aprovecha lo que no es oido para imponerse.

¿Qué idea te da esta motivación? ¿Cómo llevarías a cabo este tipo de ayuno? ¿Cómo callar las voces de los que gritan desde el olvido y que solo escuchamos cuando nos ponemos en silencio ante la presencia de Cristo, quien nos dice: ellos también son mis hijos?

3 comentarios:

  1. La misión no es imposición, sino ofrecer el don de Dios dejando su bondad que nos ilumine, lo que se convierte en un deber.

    He comenzado por el final, de este bello escrito del Papa, que ilumina por sí solo.

    Pues a mí me costaría estar callado,aunque entiendo el fondo del escrito, eh?

    Yo me siento cristiano en semana santa, todo el año. Y tengo mis momentos de contemplación, muy ricos, pero.. el talento de alegría que Dios me dió.. no sé, como que me cuesta callarlo, ¿comprendes? jeje.

    Dios te/os bendiga.

    ResponderEliminar
  2. algún día, algún día! buena propuesta.

    ResponderEliminar
  3. Hola saludos buen blog, Dios te cuide...

    ResponderEliminar

¡Bendecid@! Deja tu saludo o comentario aquí.