18 feb. 2008

Avívanos...


Dios se deja conquistar por el humilde y rechaza la arrogancia del orgulloso. Juan Pablo II.

En esta frase de Juan Pablo II, existe una riqueza memorable y compartida. La realidad de nuestra sociedad, abandonada en lo permanente y asumida desde lo pasajero.

La gente no necesita un nuevo mesias, necesita que los "amados", que la "pequeña porción" les inyecte de la savia que da vida; de la Palabra Eterna porque el Verbo es Eterno. De la dulzura de su misericordia y fidelidad "son nuevas cada mañana"; de la certeza de la cercanía, de un Dios amigo cercano y no lejano, que escucha, acude en las necesidades, seca las lágrimas y sonríe con el que está feliz.

Nuestra Madre cantó exhultando de gozo:

Proclama mi alma la gradeza del Señor.
Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador.

Porque ha visto la humillación de su sierva,

por tanto me alabarán todas las generaciones.

Porque el poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Su nombre es Santo y su misericordia
llega a sus fieles de generación en generación.


El hace proezas con su brazo,
dispersa a los soberbios de corazón,

derriba del trono a los poderosos.
A los humildes los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.


Auxilia a Israel su siervo acordandose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres
en favor de Abraham y su descendencia por Siempre.


Señor Jesucristo, danos la humildad perfecta para aceptando nuestras limitaciones, caminemos hacia a ti, y atraigamos hacia tu corazón, a todos aquellos, que no te conocen. Permítenos deslastrarnos de las "riquezas" que nos impiden verte como el en el antiguo testamento, ese velo que fue roto el día de tu muerte misericordiosa en la cruz del calvario. Avívanos Señor. Te amamos. Amen.

10 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario en nuestro blog. Realmente disfrute visitar su blog. Tienes permiso para publicar o poner un link, MUCHAS GRACIAS... Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Amén.

    En los escritos de luz, siempre se encuantra gozo.

    Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Gracias padre. Bienvenidos a nuestra vida y a esta Koinonía que viene del Corazón de Dios. Bendiciones para ustedes y nuestras oraciones por su ministerio.

    Si Sergio, del Espíritu Santo viene la luz... y esa luz, por más que queramos apagarla con nuestros criterios y justificaciones, siempre pondrá a la vista lo que es justo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo, el orgullo es casi que algo natural al hombre, nos sentimos orgullosos por muchas cosas pero solo pocas valen e importan, claro dejar a Dios afuera es lo que explica en si el orgullo del que habla el artículo, mejor hubiera sido que nacieramos sin él pero solo en nuestra mente porque los caminos de Dios son superiores a los nuestros, bellisima la oración de la virgen. Pidamos a Dios que sepamos reconocerle y dejemos el orgullo de lado.

    ResponderEliminar
  5. Laura.
    Que maravilla escuchar ese Ave Maria al entrar en tublog, y leer lo que escribes, me hace elevar mi estado de ánimo y alegrarme.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Querido Icue... te cuento que por lo que dices, todo lo planeo el buen Dios, ya que la canción sonaba mientras entraste, pero no estaba programada, ya que es una emisora de miami de la que no tengo dominio alguno. El magnificat tiene un significado muy fuerte en mi vida y en mi conversión. Estamos en el espíritu y eso me hace muy feliz. Enhorabuena... un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Laura, confía; antes de entrar al aula a hablarles a tus alumnos de las cosas de Dios, ora un poquito y pide ayuda.. verás que será magnífico! el mismo espíritu te iluminará, así se tocan los corazones del alma, y si una persona en su libertad, se le convence por el bien, ya ni el bicho le puede engañar para perderla.

    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  8. No me explico porque la gente cree que con rezar todo se arreglará.¿y nuestra colaboración? A lo largo de la Historia del Pueblo de Israel vemos como Dios y el hombre han colaborado en multitud de ocasiones, incluso Jesús nos envía a predicar y a cuidar del hermano, nos enseña que con decir "que Dios te ayude" no se le quita el hambre a nadie, dale pan y pídele a Dios por él, ¡¡pero dale pan!!

    Que la oración nos hace fuertes, nos alimenta espiritualmente, nos llena de fuerza para seguir haciendo nuestra vida dia a dia, pero no nos va a dar un trozo de pan,... eso solo nos lo dará un hermano, ni nos va a resolver un problema, eso lo haremos nosotros, con determinación y humildad, y siempre con ayuda de Dios.Saludos

    ResponderEliminar
  9. Martín, estoy totalmente de acuerdo! una vez mas son ambas cosas!

    ResponderEliminar
  10. Aquí reza un dicho: orando y con el mazo dando. O dicho propiamente, ser contemplativos en la acción. Ni mucho de una cosa ni la carencia de la otra. Equilibrio. La oración es lo primero, ¿pero cuando doy un pan no estoy orando, no estoy amando, no estoy agradeciendo al Padre que está en mi escencia y de por quién he sido formado?
    Es cuestión de estar claros con nuestro nivel de oración y con su definición.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar

¡Bendecid@! Deja tu saludo o comentario aquí.