21 feb. 2008

Cuaresma tiempo de... Koinonía

La Cuaresma, tiempo de oración, ayuno y atención a los necesitados, ofrece a todo cristiano la posibilidad de prepararse a la Pascua haciendo un serio discernimiento de la propia vida, confrontándose de manera especial con la Palabra de Dios, que ilumina el itinerario cotidiano de los creyentes.
Viviendo la Cuaresma
Durante este tiempo especial de purificación, contamos con una serie de medios concretos que la Iglesia nos propone y que nos ayudan a vivir la dinámica cuaresmal. Ante todo, la vida de oración, condición indispensable para el encuentro con Dios. En la oración, si el creyente ingresa en el diálogo íntimo con el Señor, deja que la gracia divina penetre su corazón y, a semejanza de Santa Maria, se abre la oración del Espíritu. cooperando a ella con su respuesta libre y generosa (ver Lc 1,38). Asimismo, también debemos intensificar la escucha y la meditación atenta a la Palabra de Dios, la asistencia frecuente al Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía, lo mismo la práctica del ayuno, según las posibilidades de cada uno. La mortificación y la renuncia en las circunstancias ordinarias de nuestra vida, también constituyen un medio concreto para vivir el espíritu de Cuaresma.

No se trata tanto de crear ocasiones extraordinarias, sino más bien, de saber ofrecer aquellas circunstancias cotidianas que nos son molestas, de aceptar con humildad, gozo y alegría, los distintos contratiempos que se nos presentan a diario. De la misma manera, el saber renunciar a ciertas cosas legítimas nos ayuda a vivir el desapego y desprendimiento. De entre las distintas prácticas cuaresmales que nos propone la Iglesia, la vivencia de la caridad ocupa un lugar especial. Así nos lo recuerda San León Magno:
«Estos días cuaresma les nos invitan de manera apremiante al ejercicio de la caridad; si deseamos llegar a la Pascua santificados en nuestro ser, debemos poner un interés especialísimo en la adquisición de esta virtud, que contiene en si a las demás y cubre multitud de pecados».
Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquél a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. Así, vamos construyendo en el otro
«El bien más precioso y efectivo, que es el de la coherencia con la propia vocación cristiana» Juan Pablo II.

Cómo vivir la Cuaresma?

  1. Arrepintiéndome de mis pecados y confesándome. Pensar en qué he ofendido a Dios, Nuestro Señor, si me duele haberlo ofendido, si realmente estoy arrepentido. Éste es un muy buen momento del año para llevar a cabo una confesión preparada y de corazón. Revisa los mandamientos de Dios y de la Iglesia para poder hacer una buena confesión. Ayúdate de un libro para estructurar tu confesión. Busca el tiempo para llevarla a cabo.


  2. Luchando por cambiar. Analiza tu conducta para conocer en qué estás fallando. Hazte propósitos para cumplir día con día y revisa en la noche si lo lograste. Recuerda no ponerte demasiados porque te va a ser muy difícil cumplirlos todos. Hay que subir las escaleras de un escalón en un escalón, no se puede subir toda de un brinco. Conoce cuál es tu defecto dominante y haz un plan para luchar contra éste. Tu plan debe ser realista, práctico y concreto para poderlo cumplir.


  3. Haciendo sacrificios. La palabra sacrificio viene del latín sacrum-facere, que significa «hacer sagrado». Entonces, hacer un sacrificio es hacer una cosa sagrada, es decir, ofrecerla a Dios por amor. Hacer sacrificio es ofrecer a Dios, porque lo amas, cosas que te cuestan trabajo. Por ejemplo, ser amable con el vecino que no te simpatiza o ayudar a otro en su trabajo. A cada uno de nosotros hay algo que nos cuesta trabajo hacer en la vida de todos los días. Si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo sacrificio.


  4. Amando al prójimo, especialmente a los más necesitados. Revisar las obras de misericorida corporales y espirituales puede ayuar a darnos una idea de cuan importante y unida a la vida de oración va la solidaridad y atención a los más débiles. Tiempo especial para revisar en el compendio de la doctrina de la Iglesia, aquellos caminos que podemos y debemos tomar para construir la civilización del amor: Igualdad, Fraternidad, Libertad.

Para terminar, y no menos importante, haciendo oración. Aprovecha estos días para orar especialmente de forma personal y comunitaria, para platicar con Dios, para pedirle por tí, por tu proceso personal de conversión y también por aquellos que no le conocen y se pierden día a día por nuestro desinterés y falta de atención. Por aquellos que sin conocerle le sirven en el más necesitado, por todos y cada uno de tus hermanos y familia. Por tu país... por el mundo.

18 comentarios:

  1. Buenas por Venezuela, desde España un saludo.
    Encontré vuestro blog por un comentario en otro de los muchos que se intercomunican por este mundo.
    Hoinonia es una bonita expresión. Yo sigo bastante la página web koinonia y siempre he encontrado ánimo y esperanzxa en sus contenidos.
    Cuaresma como bien decís es tiempo de desierto, de recogimiento interior, de silencio como oración.
    Es tiempo de reconcialiarse con aquellos que hemos podido ofender.
    Es tiempo, en nuestra sociedad, propio para reflexionar sobre todo lo que consumimos y no es necesario y podemos compartir. No lo que sobra sino lo que debemos dejar atras para sacar lastre de nuestro corazón.
    Es tiempo de sentir ,más próximo, el dolor del mundo, tantas y tantas personas que han perdido y siguen perdiendo su dignidad por culpa de los abusos de unos pocos.
    Es un buen tiempo para conocernos.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Orar a diario y reflexionar también es importante.Hay una buena razón para ser así,pues la compasión puede proporcionarnos abundantes recompensas.Laura y a tu marido recibe mis saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. El amor al prójimo,Jesús confirma que el amor a Dios no puede separarse del amor al prójimo. No podemos amar a Dios, a quien no vemos, si no amamos a nuestros prójimos que están en nuestra presencia. Sería un engaño y una disimulación pretender amar a Dios y, al mismo tiempo, despreocuparnos de nuestros hermanos.

    ResponderEliminar
  4. Este es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos durante 40 días a la gran fiesta de la Pascua de Resurrección. Se trata, además, de una época de arrepentimiento de los pecados cometidos, cambiando aspectos negativos de la vida cotidiana con la finalidad de acercarse más a Cristo.

    Escuchemos y practiquemos la palabra de Dios compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas.

    ResponderEliminar
  5. Que buenas reflexiones hermanos. Saludos a "anónimo" esperamos seguir contando con tu visita y tu oración, tu cuenta con la nuestra. Y a ti Martin, hermano querido, gracias de verdad por dar más luz al mensaje que vamos gota a gota expresando por aquí. Bendiciones a los chicos y abrazos para ti y tu esposa. Dios les guarde.

    ResponderEliminar
  6. laura.
    Que buenos resultados nos debe de dar una Curesma bien vivida, si lo hacemos asi, se cumplirá todo lo que Dios queria al enviar a su Hijo a un sacrificio tan cruento, como el da la cruz.
    Que sepamos purificarnos esta Curesma, acudiendo al Sacramento del perdón.
    Con cariño

    ResponderEliminar
  7. Amen icue. Así debe ser. Un abrazo hermanito.

    ResponderEliminar
  8. hola hermanos gracias por comentar mi blogs. deseo de corazón que el Señor los bendiga

    ResponderEliminar
  9. Amen Franklin. Bienvenido al nuestro. Dios te guarde.

    ResponderEliminar
  10. Hola hermanos laura y Cesár:

    Los felicito por su blog, se que están inspirados por el Espíritu Santo para hacer tantas cosas bellas, vi uno de sus videos y me encntó, y este post como los otros me han llegado al corazón y me ha puesto a reflexionar y actuar sobre este tiempo de cuaresma, en la que el ayuno, la oración, la penitencia y la lismona debe estar presente. Debemos tener presente las palabras que pronunciamos el Miercoles de Ceniza: Conviertete y Cree, para vivir el Misterio Pascual en todo su esplendor.

    Gracias por ser una vía de evangelización y catequización en internet.

    Dios los cuide.

    ResponderEliminar
  11. ¿sabes que os mereceís un premio? Venid a recogerlo,por favor.Gracias

    ResponderEliminar
  12. me gusta ese artículo y que bueno que no solo los sacerdotes hablemos de lo que propone la iglesia sino que laicos convencidos, por su experiencia de vida, evangelicen a los hermanos...te felicito...no podemos tenerle miedo a la cuaresma, porque precisamente ella es para ayudarnos en la purificación y llegar animados a la pacua...ánimo...dios te bendiga

    ResponderEliminar
  13. Hola saludos, este articulo esta muy bueno, y referente a la Koinonia, de verdad si todo el mundo la practicara fura todo diferente. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Ya tengo el nuevo post,cuando puedas ven a verlo,gracias

    ResponderEliminar
  15. Cuaresma es recorrido por el desierto, soledad, silencio interior que abre a la Presencia, austeridad, tentación,plvidas algo supérflo
    dolor por la dignidad del mundo perdida, dolor por la injusticia en el mundo aumentada.
    Reconciliación comunitaria.
    Búsqueda de la Pascua.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  16. Gracias a todos por visitarnos y enseñarnos tanto con sus comentarios. Dios les bendiga.

    ResponderEliminar
  17. Si hablabas conmigo yo no puedo enseñar nada a nadie porque tengo mucho que aprender.
    Lo único que ouedo hacer es compartirlo.
    Nadie se salva solo.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tu visita, estaremos en contacto.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar

¡Bendecid@! Deja tu saludo o comentario aquí.